Blog de aula

Blog de aula

domingo, 8 de julio de 2012

Experiencias de las lecturas voluntarias (1º de Bachillerato)

Una de las experiencias más gratificantes sobre las lecturas voluntarias (eufemismo si se entiende por voluntariedad un premio, aunque pequeño, en la nota de evaluación) ha sido la de los trabajos  que habéis realizado a lo largo de las tres evaluaciones.
Una de ellas ha consistido en participar en el proyecto Kuentalibros, como ya hemos publicado en otra entrada de este blog (Participación en el proyecto de Fomento de la Lectura Kuentalibros: 4º ESO y 1º de Bachillerato).

Otra, la participación como lectores en la propia web del autor ("Alba Croom", de Vicente Luis Mora"), en el bloque de  "Comentarios", para manifestar punto de vista crítico respecto al análisis que el propio autor realiza de su obra, y cuyo resultado ha sido el siguiente (reproduzco aquí el texto que una alumna de 1º de bachillerato envió al blog y la respuesta del autor):

Anónimo dijo...

“Alba Cromm” es un libro atractivo que, con la técnica del uso de diferentes géneros literarios, captó mi interés desde la portada de la revista Upman, el comienzo del libro. Además es bastante ligero de leer, por lo que su lectura se hace más agradable y entretenida.
  Gracias a ese recurso, que la novela haya sido construida como un ejemplar de esta revista de hombres machistas, es más clara la intención que nos muestras en tu blog, la parodia a las revistas de la clase de Upman. Además, estoy de acuerdo con que, actualmente, nos inducen nuestra manera de pensar, tanto las revistas masculinas y femeninas como la publicidad, mostrándonos modelos de personas con características perfectas y actuales, ya sean físicas, psíquicas o circunstancias externas a la persona (como su excelente situación económica). Como bien dices Supermachos y Supermujeres.
  Respecto a la revista, como dices, aporta una clara hipérbole, ya que, en la realidad, no se publican revistas de tan alto machismo, destinadas a "hombres de verdad", o al menos yo no conozco.
  Este libro no es el único que trata de criticar estas situaciones actuales, pero sí que lo es en el aspecto realista, ya que, mediante la combinación de géneros, a parte de hacer un libro especialmente original, hace que nos creamos que es una revista masculina de verdad, con fragmentos de diarios reales, conversaciones cara a cara, de teléfono, chats, anuncios publicitarios, blogs... Desde mi punto de vista, este es el mejor punto del libro.
El indefinido narrador de la novela, al igual que la variación de los géneros, es un tanto confuso en las primeras páginas de la lectura. Pero, al final, me hice a la diversidad de géneros. Sin embargo, el narrador es dudoso hasta el final. Al no ser yo una crítica literaria, una simple lectora, también dudo con el tipo de narrador, pero diría que dependiendo del fragmento va cambiando o, incluso, que tiene más de uno: en el diario de Alba es ella misma, en el de Ezequiel, él. Pero como toda la novela forma parte de Upman, los periodistas se convierten en el narrador general.
  Con respecto al final de la novela, es un final abierto e indeciso, que me hizo dudar de si habrá una continuación del libro, o si será este el final. Mediante este recurso, el interés del lector se despierta aún más en las últimas páginas del libro, aumentando la intriga, dejando así un mejor sabor de boca, y haciendo que el lector se quede con aún más deseo de leer otra sobra tuya.

 Un saludo, Saioa, estudiante de 16 años de 1º de bachillerato.


Estimada Saioa, muchas gracias por tu lectura; demuestras en algunos momentos más perspicacia que algunos críticos que la leyeron :)

Un abrazo y bienvenida.